Dossier: Otros cines

Tipo de material: ArtículoArtículoIdioma: Español Analíticas: Mostrar analíticas:Detalles de publicación: México: Cineteca Nacional, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes CONACULTA, 2012Descripción: páginas 5-19ISSN: 2007-3895Tema(s): jamgz2017-08 | Cine -- Revistas -- México | Publicaciones Seriadas -- México | Videoinstalaciones | Videos musicales | Cine casero | Instalaciones | Icónica No. 3
Contenidos:
Le film est déjà commencé? / Karla Jasso. páginas 6-11. Desde hace tiempo el cine es también asunto de museos y galerías donde la experiencia alrededor de la obra opera de manera distinta debido a la libertad de movimientos del cuerpo. Esta otra experiencia es indisociable del cine y será cada vez más común. De ahí la pregunta: ¿ya llegamos adonde va el cine? (Además es un tema de reflexión para una Cineteca que tendrá pronto un Mueso del Cine.) Este espacio de proyección no será rectangular, sino que tendrá una forma extraña hecha por una serie de cortinas de colores brillantes colocados por ahí, así como diversos objetos colgados delante de ella. A lo largo de la duración del film los proyectistas podrán mover constantemente dichos objetos y cortinas. De igual manera, durante el tiempo de proyección, cabezas, manos y sombreros atravesarán el haz de luz del proyector con el fin de velar las imágenes. Especialmente cuando haya cambio de plano. Maurice Lemaître, ¿El film ya comenzó?, 1951. Desde los primeros experimentos por llevar la imagen movimiento al espacio del museo se generó una pregunta sustancial: ¿proyectar o instalar? Hoy en día no sólo las respuestas son infinitas, sino la tipología misma de las prácticas artísticas señala una diversidad que algunos denominan −irónicamente− el festín de las delicias. Sin embargo, más allá de las nomenclaturas, la tensión que hoy por hoy permanece latente ya podía vislumbrarse desde aquel momento en que los términos fueron colocados en oposición: implicaban en definitiva, experiencias radicalmente opuestas para el campo de visión. En efecto, proyectar e instalar disponen genealogías diversas que aun así, permiten un juego de implicación o complicidad que se desprende del campo simbólico, de la manera subjetiva con la que nos aproximamos a ellas. Si pensamos la proyección en tanto acción −sea cual sea el soporte originario− nos vienen a la mente asociaciones como la oscuridad, sala de cine, luz que traslada o hace visible, imagen-movimiento. Y entonces parece extraño que el espacio no se muestre en primer instancia. Sin embargo, el espacio está ahí, más que presente, aunque “desaparezca” durante la proyección.
Música en movimiento / Abel Muñoz Hénonin. páginas 12-15. Las dos grandes industrias culturales del siglo XX, la música y el cine, encontraron un punto de encuentro en una forma comercial: el video musical. Lo interesante es que fue precisamente una necesidad económica la que provocó el despliegue de muchas de las formas más arriesgadas de las imágenes en movimiento. En principio los videos son el opuesto exacto de la música para películas: son imágenes realizadas con la intención específica de ilustrar canciones. Sólo que al enunciarlo se evidencia que ese principio es apenas un principio: la música de las películas –idealmente– está al servicio de una obra de arte, mientras que los videos están al servicio del comercio. A partir de aquí las cosas se complican. En primer lugar por una razón evidente: que gran parte de la música de las películas no está al servicio del arte sino del mercado. Luego, porque los soundtracks se pierden y así cumplen su función de acompañamiento, mientras que los videos por su naturaleza visual generan un imaginario tan poderoso como las canciones que revisten –y a veces, incluso más potente. En tercer lugar porque los videos muy a menudo forman parte de la obra de sus directores, y en casos extremos pueden ser la médula de la obra de algún director, por dar un ejemplo, Spike Jonze, es el autor de una gran cantidad de videos pero únicamente de una de las tres películas que ha dirigido: Donde viven los monstruos (Where the Wild Things Are, 2009). Hay que ocuparse de cada asunto por separado. Un video musical antes que nada es un anuncio. Históricamente se trataba de promocionales para apoyar la comercialización de un disco en medios más amplios que la radio. En 1965 tanto los Beatles como los Byrds –o más bien sus agentes o disqueras– encontraron que esta medida era eficiente para promover su música del otro lado del Atlántico –un lado distinto en cada caso. La práctica se generalizó de tal modo que, como ya es muy bien sabido, el 1° de agosto de 1981 nació MTV, el primer canal dedicado exclusivamente a transmitir estas piezas visuales.
Notas para una poética del cine casero / Audrey Young ; traducción del inglés: Abel Muñoz Hénonin. páginas 16-19. Quizá el discurso más mínimo del cine sea el hecho por aficionados anónimos que compraron cámaras pequeñas para registrar modestamente el día a día. Sus registros son innumerables y forman una memoria del mundo hecha como las cartas y las fotos de cualquiera. Aquí un esfuerzo por pensar este cine, verdaderamente alterno.
En: Icónica No. 3 (invierno, 2012-2013)Resumen: Cuando hablamos de cine en realidad hablamos de largometrajes de ficción. En algunos casos, afortunados, también de largometrajes documentales y de cortometrajes (de ficción generalmente). Y en muy pocas ocasiones habrá quien incluya bajo la categoría trabajos experimentales y vanguardistas. Todas estas expresiones tienen en común una idea de espacio (la sala de cine) y de visionado (la proyección desde una cabina). La objeción inmediata es que todos estos tipos de cine también pueden ser vistos en casa, no proyectados sino reproducidos por varias tecnologías siempre y cuando haya disponibles versiones de las películas. Hay objeciones mejores, también. Una puede ser la predominancia de las imágenes en movimiento en amplios ámbitos de lo cotidiano. Otra, la consideración –fundamental para Icónica– de que todas las imágenes en movimiento son cine. Desde muy al principio el cine estuvo intentando escaparse del formato de proyección estricto. Su inclusión en museos y galerías –incluso en plazas públicas– plantea relaciones distintas del cuerpo con lo proyectado y con los sistemas de proyección, al tiempo que plantea continuidades con la tradición de las artes de la imagen. Muy por otro lado, donde las imágenes en movimiento son más visibles es en la publicidad. Y si bien, en la práctica de hacer anuncios hay logros estéticos notables, los anuncios que ofrecen mayor complejidad son los videos musicales. Que además han generado gran parte del imaginario de las imágenes en movimiento. Pero quizá el más radical de los discursos fílmicos sea el originado por particulares con fines personales. Fuera de todo comercio, fuera de toda intención artística también hay un cine que se ocupa de lo mínimo, de la historia viva de todos los hombres. Para pensar esos otros cines hemos decidido enfocarnos en las video instalaciones, los videos musicales y el cine casero.
Valoración
    Valoración media: 0.0 (0 votos)
No hay ítems correspondientes a este registro

Texto en español

Instituto Distrital de las Artes - Idartes

Cra 8 No. 15 - 46 Bogotá - Colombia

Código Postal: 110321

Horario de atención: Lunes a Viernes 7:00 a.m. a 4:30 p.m.

Jornada continua

Centros de Atención

Contáctenos

PBX: (+57) 1 379 5750

contactenos@idartes.gov.co

notificacionesjudiciales@idartes.gov.co

Formulario de peticiones, quejas, reclamos y denuncias Políticas



Tecnología Koha implementada por

logoDossierSoluciones